8 de mayo de 2021.

En esta ocasión elegimos una actividad que les gusta mucho: por la mañana montar a caballo, por la tarde ir a un parque de tirolinas y otras actividades.

En Cercedilla,  al noroeste de la capital, entre parajes verdes y carreteras estrechas, hay empresas dedicadas al turismo de naturaleza y de actividades al aire libre. Lo normal es madrugar para ir a estos lugares ya que, los aparcamientos son pequeños y se llenan con facilidad. Así que nos levantamos pronto para aprovechar el día. Nos desplazamos en autocar y cuando llegamos ya tenían una hilera de caballos preparados para nosotros. Redecilla para el pelo, casco, unas breves instrucciones y a montar. Salimos de la finca y dimos un paseo por el campo con 3 guías que en todo momento iban pendientes de nosotros. Dimos un paseo agradable, los chavales se alborotaban en los tramos en que los caballos trotaban y algunos pedían más, fue muy divertido.

Después de montar nos dirigimos hacia el parque multiaventura, situado a sólo 15 min del picadero. Llegamos a la hora de comer así que nos sentamos en unas mesas que había cerca de la entrada y a orillas de un riachuelo a comer el picnic que nos habían preparado en cocina. Después de comer, algunos se relajaban escuchando música, con el móvil, o grabando algún video para tic-toc. Una vez pasado el rato de sobremesa fuimos a tomar un refrigerio a la cafetería del parque para luego meternos de lleno en la aventura de las tirolinas. Parecían todos unos auténticos profesionales, con su arnés y sus ganchos para unirse a las líneas de vida de las tirolinas. Treinta minutos de instrucciones con ejercicios fueron suficientes para empezar a elegir recorridos, unos eligieron zonas de más altura, otros sitios más fáciles, pero todos dispuestos a sortear las dificultades.

Al final resultó un día lleno de acción y emociones, su comportamiento fue excepcional en todo momento. Cuando están contentos todo es más fácil y así da gusto estar con ellos. Creo que la actividad les gustó y fue suficiente, ya que, el regreso en el autocar lo hicieron en su mayoría durmiendo.

Fidel Caballero Asensio. Educador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *